Contrato Con Canarias - Fernando Clavijo
00:00 / 00:00

2.1 Una manera muy nuestra de entender (y practicar) la política. 

Yo veo Canarias como una gran familia, que quiere progresar, desarrollarse, dar oportunidades a cada uno de sus miembros, juntos…sin dejar a nadie atrás y que, como tal, quiere avanzar hacia un futuro común.

Con el tiempo, nuestra experiencia histórica y nuestras especificidades geográficas nos han hecho evolucionar hacia una manera distinta de entender la política con respecto al resto de España. CC se articula como una organización descentralizada que respeta la expresión y la voz de todas y cada una de las islas en su seno. Por eso CC es la organización política que más se parece a Canarias, donde la isla es una realidad territorial, política y económica. Al final somos esa gran familia donde cada uno de los miembros respeta al otro, incluso en situaciones de conflicto, incluso cuando se producen desacuerdos.

En eso creo profundamente, y en eso cree mi partido. En la virtud política del diálogo, la negociación y el acuerdo. La buena política es estar abierto a esas ideas, escuchar otras propuestas, aceptar las contribuciones de todos. Las diferencias políticas e ideológicas son obvias y enriquecen el debate público. Pero la defensa de nuestros intereses estratégicos como comunidad, como país, reclama amplios consensos y una potente unidad de acción.

Sabemos que esta actitud es completamente diferente a la de los partidos que lideran la política española. España siempre se ha gobernado por centralismo y pequeñas mayorías. En Madrid, 176 escaños son suficientes para cambiarlo todo. Por eso, en Madrid, donde todo está sujeto a la lógica de los cambios de poder y a la guerra ideológica, no entienden nuestro estilo de hacer política. Por eso, nuestro objetivo no es alcanzar una pequeña mayoría, solamente para gobernar a cualquier precio, sino construir una alianza canaria fuerte que pueda plantar cara a Madrid para salvaguardar nuestros intereses.

Esto implica con toda seguridad dialogar y  colaborar con otras fuerzas políticas. En estos tiempos de bloqueos, líneas rojas, cordones sanitarios, etc. nosotros hemos conseguido dar estabilidad al Gobierno de Canarias partiendo de una minoría parlamentaria, gracias a nuestra capacidad de diálogo y negociación, aunque – ya lo he dicho públicamente – siempre priorizando las fuerzas que inequívocamente se identifican con la Constitución y el Estatuto de Autonomía. No imponemos líneas rojas, pero la lealtad al orden constitucional y a nuestro Estatuto excluyen opciones de acuerdo con fuerzas que no creen en las autonomías, que basan su ideario político en los extremismos y que ponen en cuestión los avances sociales y de convivencia que hemos construido entre todos en estos 40 años de democracia.  Algunos nos describen - interesadamente - como “chaqueteros”, dispuestos a pactar con quien sea con tal de seguir en el poder. Pues bien, yo a eso respondo que ¡pactar es una obligación en política! Como decía un buen amigo: “para eso les pagan a los políticos”. Los bloqueos no llevan a ninguna parte.  Son estériles y alimentan el conflicto.