Contrato Con Canarias - Fernando Clavijo
00:00 / 00:00

5.1 Las virtudes insustituibles del centro político.

Canarias reclama moderación, diálogo, búsqueda de mayorías constructivas: una voluntad reformista que se fundamente en la participación y el debate para alcanzar amplios consensos. Una muy amplia mayoría para articular soluciones a la vez realistas y ambiciosas a problemas complejos, pero superables, y a la vez para contribuir a defender nuestros intereses frente al gobierno central.

 

Los extremismos de izquierda y de derecha no son necesarios en Canarias. No contribuyen con ninguna solución. No tienen capacidad para conseguir un amplio y transversal compromiso que supere los viejos problemas de Canarias y los que puedan surgir en el futuro. Gobernar es gestionar la defensa de los intereses generales desde la moderación, la integración y los equilibrios. La polarización política de una sociedad – que algunos jalean con entusiasmo – es contraproducente y no genera ni más crecimiento económico ni mejor redistribución de la riqueza.  Ni estimula la libertad ni  fomenta la responsabilidad.  Una sociedad, como una familia, aspira a progresar, a garantizar el bienestar de todos sus miembros, a su salud, felicidad y prosperidad económica. Pero a la vez no puede dedicar el 100% de los recursos a desarrollarse y crear riqueza a toda costa: no podemos dejar a nadie de lado.


Pues bien, en la pasada legislatura hemos intentado gobernar desde esa posición moderada e integradora que busca a la vez  facilitar y cualificar la actividad económica e impulsar políticas sociales y asistenciales que mejore la vida cotidiana de los canarios en peor situación económica.

Los Presupuestos de 2019, además de ser los más elevados de nuestra historia, son los más sociales y solidarios de la legislatura, los que destinan mayor inversión a las políticas sociales y asistenciales para blindar la cohesión social. 

Crecen la Prestación Canaria de Inserción (PCI) - de los 42,5 millones de euros de 2015, a los 60 millones de euros en 2018 - y la destinada a Dependencia, y se da cobertura a la recién aprobada Ley Canaria de Servicios Sociales. El Gobierno de Canarias ha incrementado considerablemente sus esfuerzos para paliar el riesgo de pobreza y exclusión social, no solamente mejorando el empleo sino incrementando los fondos destinados específicamente a los grupos de personas con más vulnerabilidad.

No obstante, sobre la PCI el acuerdo más importante llegó tras la firma de los VI Acuerdos de Concertación Social, en los que los agentes sociales, junto con las administraciones públicas, han acordado ampliar los supuestos de cobertura y los importes. En este ámbito podemos destacar que de aquí al 2023 la inversión total será de 130 millones de euros, que significará la inclusión de 30.000 nuevas familias. 

Con ésta y otras medidas, nuestro objetivo es bajar de ese 40% de pobreza que arrojan los datos del informe AROPE que, aun así, nos daba ya para finales de 2017 (los datos de finales de 2018 no están publicados todavía) mejoras de 4,4 puntos porcentuales sobre los datos de 2016 (frente a la mejora de 1,3 puntos de la media de España).  Así, en esta otra variable clave de riesgo de pobreza y exclusión social - al igual que ocurre en el caso del paro - también estamos reduciendo la brecha con la media de España, estamos acercándonos con velocidad al objetivo de medio plazo de situarnos en la media del Estado.

En el ámbito de la vivienda, tenemos un ambicioso Plan aprobado por unanimidad por la comisión de vivienda, cuyas medidas han estado de acuerdo en apoyar sin fisuras todos los agentes sociales. Se han dedicado unos 40 millones de euros a la rehabilitación de viviendas públicas y el entorno urbano que las rodea, haciendo de 2.697 viviendas y sus barrios sitios mucho mejores para vivir; muestro objetivo es dedicar 60 más en los próximos cuatro años.