Contrato Con Canarias - Fernando Clavijo
00:00 / 00:00

8.1 Ahora más que nunca, es el turno de la educación.

Otra frase-tópico pero una vez más, una gran verdad: “la Educación es la base de todo”. Si queremos unas Canarias moderna, con una economía diversificada y abierta; si queremos cambiar el modelo productivo, si queremos atajar de raíz la terrible lacra de la violencia de género… todo pasa por la Educación. 


Como el resto de las CCAA, y sin duda como en el resto de los países de nuestro entorno, nuestra sociedad se enfrenta a un reto fenomenal. El mundo cambia a una velocidad de vértigo, muchos trabajos van a desaparecer y otros muchos nuevos van a aparecer. Nuestros hijos van a trabajar en cosas que todavía ni se han inventado hoy. Esta dinámica pone muchísima presión sobre el sistema educativo, agrandando la tradicional brecha existente entre lo que demanda el mercado laboral y la oferta educativa. Y todo ello, sin olvidar la importantísima misión de la Educación de formar personas, no solamente trabajadores.

Dicho esto, se han hecho grandes avances. 

 

  • Hemos hecho grandes progresos en la parte social, reparando grandes estragos que dejó la crisis. No podemos olvidar que la Educación tiene una dimensión social muy importante. 

 

  • Hemos mejorado las ratios de alumnos por profesor, en otro claro ejemplo de convergencia con la media española. En el curso 2014-2015 el numero medio de alumnos por profesor en enseñanza no universitaria era de 13,7 en Canarias, y de 12,7 en toda España; en el curso 2016-2017, estos valores habían descendido en Canarias a 12,8, y en toda España a 12,5. Es decir, en tan solo dos años la brecha con la media española había bajado de 1 punto a 0,3 puntos.

 

  • Hemos avanzado muchísimo en Formación Profesional. Con un nuevo modelo de trabajo, gracias al proyecto Enlaza, hemos dado un enorme salto de calidad en la colaboración de los centros donde se imparte la FP, con trabajo en redes de movilidad, de emprendimiento o de calidad, etc. en definitiva, en acercar la educación al mundo laboral. Nuestros centros integrados tienen un nuevo reglamento que permite una participación mucho mayor de los agentes empresariales y sindicales, el propio alumnado o los departamentos más relacionados con el mercado laboral. Hoy tenemos más del doble de alumnado cursando ciclos de FP Dual, con una exhaustiva inserción en las empresas colaboradoras durante su periodo de formación, lo que nos permite formar a personas con una cualificación laboral más específica y acorde a las necesidades reales de Canarias. También se ha adaptado la distribución de las enseñanzas a la realidad de nuestro territorio fragmentado. Tanto la FP, como las enseñanzas de Régimen Especial se diseñan teniendo en cuenta lo que necesita en cada momento cada una de las Islas. Tanto es así, que hemos logrado en esta Legislatura que Lanzarote cuente con su primer Centro Integrado de Formación Profesional; que desde el curso 17/18, La Palma, La Gomera y El Hierro cuenten también con la posibilidad de cursar enseñanzas deportivas, sin tener que desplazarse a otra isla; y que, desde este mismo curso, Fuerteventura cuente con su propia Escuela de Arte.

 

  • También hemos introducido cambios estructurales de gran calado. Sin ir más lejos, la introducción del bilingüismo, que ya he mencionado, pero también, por primera vez, de una asignatura sobre el  cambio climático. 

 

  • Estamos introduciendo avances tecnológicos de última generación a nivel mundial, como es el caso del proyecto de la realidad virtual aumentada para FP (que ya he mencionado anteriormente) para asegurar que nuestros alumnos obtienen una formación indiscutiblemente aplicable para su futuro profesional.

 

  • Hemos bajado las tasas universitarias: Canarias esta entre las cinco comunidades autónomas donde estudiar una carrera universitaria es más barato.

 

  •  Y todo ello, en un clima de relativo alto nivel de estabilidad y consenso en la comunidad educativa, lo que – en general - no siempre ha sido el caso en pasadas legislaturas. 

También en Educación tenemos otro ejemplo claro del necesario equilibrio entre recursos y gestión: entre dinero y “sistema”.  En lo que respecta a los recursos, justamente para ello estamos intentando cambiar nuestra economía: para generar recursos que puedan ir a Sanidad, dependencia… y por supuesto Educación.